Deporte extremo, kayak Iniciación al kayak de travesía, el kayac
Cayak equipo básico obligatorio, remo, chaleco salvavidas...

Iniciación al kayak de travesía


El kayakismo es un deporte que permite a cada uno explorar los rincones más alejados y vírgenes de la naturaleza, y a la vez explorar sus propios límites interiores y deportivos. Quizá sea ésta la razón por la cual cada vez hay más gente que lo practica.

Es importante aclarar que no hay límites de edad para su práctica, si somos conscientes de nuestras limitaciones y respetamos los distintos grados de aprendizaje.

Como se trata de un deporte muy técnico, lo ideal es comenzar nuestro entrenamiento en una pileta climatizada, con un instructor o al menos con alguien que posea cierta experiencia y que nos ayude en el aprendizaje de las distintas maniobras.

El equipo

Una vez que se abandona la pileta para zambullirse en un río o en el mar, será imprescindible llevar siempre el equipo básico. De mismo modo, habrá que respetar ciertas normas de seguridad fundamentales para evitar cualquier tipo de inconvenientes.

Equipo básico obligatorio:

Kayak (verificar que tenga flotabilidad).

Remo.

Chaleco salvavidas.

Pollera o cubre cockpit.
Según las circunstancias, se aconseja llevar:

Casco.

Silbato.

Radio VHF marina.

Bengalas.

Remo de repuesto (tipo "take a part").

Brújula.

Cartas náuticas.

Siempre es imprescindible:

Dar aviso de la ruta de navegación aclarando cantidad, edad y sexo de los participantes, hora de salida y hora estimada de llegada.

Chequear el parte meteorológico.

Vestirse adecuadamente, según las condiciones climáticas y la geografía de la zona que se recorra.
La condiciones de navegación

En el kayakismo, a diferencia de otros deportes, las variables son múltiples, y por lo tanto podemos decir que nunca se navega bajo las mismas condiciones. Agua, olas, corrientes, vientos, temperatura y demás factores climáticos, nunca son los mismos.

Cada uno es responsable de sí mismo: no hay motor ni viento que nos salve. Cada kayakista depende de sus propias habilidades, fuerza, resistencia y control de las propias facultades para internarse en un medio que siempre es nuevo y, por lo tanto, desconocido. Sin embargo, y aunque parezca una embarcación muy delicada, el kayak nos permitirá llegar a lugares recónditos, donde no llegarían jamás otras naves.

Durante la navegación, las condiciones del viento y del mar pueden ser tales que nos obliguen a remar solos aunque formemos parte de un equipo. La visibilidad y las comunicaciones muchas veces se reducen a cero: la maniobra de auto rescate (eskimo roll) se convierte entonces en la única maniobra capaz de salvarnos en caso de volcar. El mar es un test que nos llevará a superar nuestros propios límites; en él, cada uno se enfrenta a su soledad, a sus pensamientos y a sus miedos.

Algo más sobre el kayak

El kayak es un bote de doble proa, propulsado por uno o más remeros que se sientan mirando hacia adelante. Es suficientemente liviano como para ser cargado en tierra por su propia tripulación. Es cerrado, y normalmente se utiliza un remo de doble pala para impulsarlo.

Su mayor atractivo seguramente sea su gran simplicidad. Durante cientos de años, desde las primeras embarcaciones construidas con troncos de árboles ahuecados hasta los últimos cascos más modernos, el concepto no ha sufrido prácticamente ninguna modificación.

Con el tiempo el kayak, se convertirá en una prolongación de nuestro cuerpo, y nos permitirá "caminar" sobre el agua: por eso siempre decimos que el kayak "se viste".

Algunas precisiones técnicas

Eslora o longitud: Siempre debe superar los 4,30 metros. Para un kayak de mar lo ideal es que sea igual a la longitud de onda, es decir, a la distancia que hay entre las crestas de las olas, con las puntas altas para que no se "clave" en el mar. A mayor eslora aumenta la velocidad pero disminuye la capacidad de maniobra.

Manga o ancho: Normalmente varía entre 0,55 y 0,60 cm. La mayor manga es sinónimo de estabilidad y por tanto de relax, pero también significa pérdida de velocidad. La manga, además, aumenta la capacidad de carga.

Quilla: Cuanto más curva sea ésta, permitirá una mayor maniobrabilidad. Pero también disminuirá la estabilidad en la dirección (tracking). Un diseño más redondo se traduce en velocidad, ya que ofrece menos resistencia al agua. Será un poco más inestable, pero bueno para trabajar en las olas.

Timón: Es un opcional muy importante, sobre todo para navegar en aguas abiertas donde la corriente, las olas y el viento son obstáculos difíciles de manejar. El timón ayuda a ahorrar una gran dosis de energía que se puede dedicar al avance del kayak.

Apoya pie regulable: Controla el timón, fundamental para los kayaks de mayor eslora. Permite al kayakista apoyarse durante la remada y trabarse para realizar las distintas maniobras.

Asiento: Quizás el elemento más importante de un kayak de travesía sea un asiento confortable con un buen respaldo. De lo contrario el cansancio empeorará con las horas.

Compartimentos estancos: Son bodegas de carga que se encuentran a popa y/o proa de la embarcación. En ellos se lleva todo lo necesario para la navegación: comida, equipos secos, material de seguridad, carpa, etc. ¡Es necesario que sean realmente estancos! Para ello es bueno que posean tapas de neoprene por debajo de las de plástico. Las bocas deben ser suficientemente amplias como para permitir la carga y descarga del equipo.

Flotabilidad: Está dada por los compartimentos estancos. Si el bote no los tiene, es conveniente colocar bolsas de aire o barras de polietileno expandido, que además agregan resistencia a la estructura.

Cubre cockpit: Es una pollera que se fija a la cintura del kayakista y al "labio" del cockpit, asegurando entonces la condición de estanco de la embarcación. Hay que asegurarse de que cuente con la cuerda de escape necesaria en caso de vuelco, para abandonar el bote. Preferimos las de neoprene y que ajusten fuertemente al cerrar en el kayak.

Remos: Los de travesía son más largos que los de río y poseen palas más finas, para contrarrestar el efecto del viento. Las palas del remo se encuentran en distinto plano, con una inclinación entre sí de unos noventa grados. Hay que tener en cuenta que existen remos diferenciados para diestros y zurdos.

Chaleco salvavidas: Debe usarse siempre. Es imprescindible verificar su flotabilidad respecto del propio peso corporal.

Bomba de achique: Es una bomba manual que sirve para extraer el agua que haya podido entrar en nuestra embarcación debido a un abandono o a alguna filtración. Algunos kayaks la traen incorporada. También puede comprarse una bomba portátil. Es un elemento imprescindible para quienes gustan de las travesías en solitario.


» http://www.aventurarse.com/red/relatos/basombrio3.html


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas

» P J


Tecnologia Rie.cl V2010