Perros, cachorros, El destete y la alimentación de los cachorros.
Las primeras tres semanas de nacido, el pequeño perro solo se alimenta...

 

El destete y la alimentación de los cachorros

 

 

Sergio Grodsinsky

Separar un perro pequeño de su madre es cosa fácil, pero la mayoría de las veces se hace mal, es decir, cuando no es el momento adecuado.

Todo animal, necesita pasar por un proceso de aprendizaje en la primera fase de su vida. El único ser que puede enseñar a nuestro futuro compañero lo que va a necesitar cuando su grupo social sea el humano es su madre. El que nuestro fiel amigo sea juguetón o agresivo, alegre o triste, ruidoso o silencioso, afable con los demás o esquivo, depende en más de un 50% de su primer año de vida. El porcentaje restante, lo determinan la raza de origen y las características de cada individuo en particular.

Pero como influye el contacto con la madre, con sus hermanos y con la familia humana, en la futura conducta del perro.

 

las primeras tres semanas de nacido

El pequeño perro sólo se alimentara de leche materna. Se ha podido comprobar, que cuando la cría es separada de su madre en esta fase, contrae más enfermedades que otra que haya consumido solamente el alimento que se le da ella. Además, el hecho de mamar la teta de la perra, crea en el perrito un sentimiento de seguridad y protección.

Al principio la perra estará con sus hijos casi todo el tiempo, y se irá creando en la camada el sentido de grupo social. Después, a las 3 ó 4 semanas, la madre comenzará a dejarlos solos cada vez más tiempo, y los momentos de lactancia serán menos. A medida que vaya transcurriendo el tiempo los días, la perra se mostrará cada vez más arisca con sus hijos, y á estos les será más difícil mamar. A las 5 semanas, si un jovenzuelo intenta alimentarse de ella, la perra le gruñirá y le hará como si lo fuera a morder, pero sólo será un amago, porque ello nunca llegará a suceder.

Pero, ¿qué es lo esta pasando? , se preguntará el dueño del animal .¿Acaso la perra ha perdido sus cualidades de madre? Claro que no. La perra les esta educando, en el sentido de que ellos mismos busquen su comida, que se hagan independientes, y por eso es que cada vez les da menos leche, y los deja más tiempo solos. Aunque es posible que durante 2 semanas más, algún perrito muy persuasivo logre alimentarse de ella todavía.

Mientras transcurren las tres primeras semanas de su vida los cachorritos obtienen toda la comida de la leche materna. La perra voluntariamente se echa para alimentarlos y ellos estimulan la salida de la leche presionando las mamas con sus patas delanteras y chupando los pezones. Durante ese lapso la perra permanece casi todo su tiempo con los cachorros.

Los perritos, que ya son más activos, tratan de alcanzar las mamas y, cuando lo logran, la madre les permite alimentarse por un rato permaneciendo parada. Al pasar los días la perra se torna menos tolerante con sus hijos e intenta alejarse cuando éstos intentan llegar a sus mamas.

Superada la quinta semana es frecuente que les gruña y amenace con una dentellada al aire. Aunque este acto siempre actúa como disuasión y nunca llega a morderlos.

Durante las próximas dos semanas los cachorros pueden incitar a la madre que les permita cada tanto mamar, pero la leche comienza a retirarse y para el momento que los perritos tienen entre 7 y 8 semanas la perra deja de tener leche.

En las perras domésticas esa disminución progresiva de la alimentación es complementada por la ayuda del humano que ofrece leche, papillas y comida especial para los cachorros. Esto es muy provechoso para la perra quien acepta rápidamente esa ayuda.


A las 7 semanas, acaba por lo regular el período de lactar en las perras. Simplemente ya no tienen más leche. Para ese entonces, los cachorros estarán completamente desarrollados, y sus estómagos podrán recibir alimentos más sólidos. Es conveniente, que cuando la perra empiece a dejar de alimentar a la cría, usted refuerce la dieta de los perritos con alimento especial para cachorros y leche. Esto preservará la salud de la madre para los futuros partos y favorece el desarrollo de los perritos.


Es posible, que algunas perras, cuando están paridas, ingieren más alimento de que normalmente consumen y después lo regurgiten para que la cría lo coma. No se asuste. En estado natural, las madres ofrecen a la prole comida predigerida por ellas mismas. La finalidad de esto es ir preparando el sistema digestivo de los hijos, para cuando llegue el momento de comer por sí solos.

 

El destete en perras salvajes 

En condiciones naturales las perras tienen un sistema especial para el destete de las crías. Ofrecen a los cachorros alimento predigerido por un proceso de regurgitación. En estado salvaje, cuando los cachorros tienen 3 o 4 semanas la madre los deja solos por largos períodos los cuales emplea para cazar. Cuando mata una presa, come y regresa a su guarida.

Al llegar, su boca huele a comida y eso incita a las crías a olfatear la cabeza de su madre. Entonces comienzan a lamerle el hocico, se lo friccionan y le mordisquean los belfos. Esta conducta es comparable a la de los pajaritos en el nido y, de hecho, provoca el mismo resultado. La respuesta instintiva de la madre, aunque esté hambrienta, es la regurgitación de la presa a medio digerir.

Este vómito materno suministra a los cachorritos una perfecta alimentación, ya que recién les surgen los primeros dientes y por lo tanto no pueden masticar bien. Es una comida de consistencia similar a las papillas que preparan los humanos.

En las semanas siguientes, al mismo tiempo que se agota la leche materna, la perra les va proporcionando alimentos más sólidos hasta que éstos se convierten en la única clase de comida. Para cuando tengan tres meses, a pesar de recibir todavía ayuda de los padres, los cachorros deberán comenzar a cazar.

Un comportamiento interesante en los perros salvajes consiste en la selección de la comida que regurgitan a sus crías. Los adultos están preparados para comer carne podrida o rancia, pero nunca ofrecen esa clase de comida a sus crías.

Los cachorros, con estómagos mucho más débiles, solamente reciben carne recientemente cazada. También la cantidad que les dan es adecuadamente medida, puesto que regurgitan pequeñas cantidades, en montones separados, asegurándose que cada cachorro reciba su ración.

Las perras domésticas que crían a sus hijos bajo el control humano, no efectúan en general ese acto de regurgitación. Los cachorros, al pasar por el proceso de destete, están tan bien alimentados que tampoco ejecutan las acciones desencadenantes de la regurgitación materna.

Pero, ocasionalmente puede suceder este comportamiento y, los dueños inexpertos se intranquilizan y consultan con el veterinario, pues consideran enferma a la perra  que a comenzado a vomitar. También, al desconocer que sucede, limpian la comida regurgitada (por si está infectada) con lo cual privan a los cachorritos de una dieta natural para el destete.

 


» http://personales.ciudad.com.ar/sergiogrod/destete_y_la_alimentaci%C3%B3n_de_los.htm


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas

» p j


Tecnologia Rie.cl V2010