Cultivo de la Cebolla. hortaliza, producción de cebolla, cultivo, vegetal.
Superficie, producción y zonas productoras, exportación de cebollas...
Cultivo de cebolla La cebolla ocupa el segundo lugar, de acuerdo al volumen producido, entre las principales hortalizas a nivel mundial. La producción de América Latina representa el 9% de la producción mundial, siendo los países más importantes México, Brasil, Argentina, Colombia y Chile. En Argentina se cultivan anualmente alrededor de 20.000 ha, que representan una producción de 450.000 t. Esta superficie incluye cebollas de días cortos, intermedios y largos, así como las destinadas al consumo en fresco y a la industria. Tanto el área sembrada, como los rendimientos muestran una tendencia creciente, motivada por el aumento de las exportaciones. La cebolla, junto con el ajo, representan los principales rubros dentro de las exportaciones de hortalizas frescas de Argentina. Las perspectivas para el sector son promisorias. Pero, para continuar teniendo éxito en mercados cada vez más competitivos, es necesario mejorar aún más la calidad y el rendimiento. Producción y mercado de la cebolla argentina Argentina presenta ventajas comparativas para producir cebolla, como contar con diferentes regímenes fotoperiódicos que permiten cultivar materiales precoces (días cortos) y tardíos (días largos); poseer una tradición en el cultivo de ésta especie , haber desarrollado tecnología propia, adaptada a las condiciones locales y producir a contraestación , hecho que permite exportar a mercados del hemisferio norte. Superficie, producción y zonas productoras La cebolla ocupa el segundo lugar, por el volumen producido, entre las principales hortalizas a nivel mundial. La producción de América Latina representa el 9% del total y los países más importantes son México, Brasil, Argentina, Colombia y Chile. En la Argentina se cultivaron durante la campaña 1993-94, 22.541ha, que representaron una producción de 457.700 t. Esta superficie incluye cebollas de días cortos, intermedios y largos, así como las destinadas al consumo en fresco y la industria. El área sembrada y los rendimientos muestran tendencia creciente, motivada por el aumento de las exportaciones. La cebolla y el ajo son los principales rubros de exportación de hortalizas frescas de Argentina. Principales zonas de producción Zona Norte: Comprende las provincias de Santiago del Estero, Catamarca, Salta y Córdoba La superficie cultivada fluctúa de año en año, pero se puede estimar una media 3.000 ha. Se cultivan principalmente variedades de días cortos, tipo Valencianita, que se cosechan desde fines de Agosto hasta Noviembre. La producción se destina al mercado interno. Zona Oeste: Comprende las provincias de Mendoza y San Juan. En Mendoza se cultivan alrededor de 3.600ha de cebolla. Los principales departamentos productores son Maipú, Lavalle y Luján. Más del 90% de la superficie está implantada con Valcatorce INTA, existiendo cultivos de Torrentina y Valencianita en la zona norte de la provincia y también del cultivar Southport White Globe, para abastecer a la industria del deshidratado. En San Juan se implantan alrededor de 3.400ha de cebolla, siendo el departamento más importante Jáchal (con el 38% de la producción). En ésta provincia se cultiva tanto Valenciana como Valencianita y Torrentina. La mayor parte de la producción se destina al mercado interno, enviándose a los principales mercados del país. También se realizan exportaciones, particularmente a Brasil, Paraguay y Uruguay. Una actividad que resulta importante para la zona es la producción de semillas, con un rendimiento de 65.000 kg al año. Argentina prácticamente se autoabastece de semilla de cebolla. Se importa sólo el 8%, llegando a exportarse pequeños volúmenes de semilla del cv Valcatorce a países limítrofes, en particular Chile y Uruguay. Zona Sur: Comprende el sur de la provincia de Buenos Aires, principalmente las localidades de Pedro Luro, Mayor Buratovich e Hilario Ascasubi, y se agregan últimamente partidos aledaños a Balcarce. También forman parte de ésta zona el Alto Valle, Valle Medio e Inferior de Río Negro. En el sur de Bs .As. y los Valles Medio e Inferior de Río Negro se implantan alrededor de 12.000ha de cebolla y en el Alto Valle 800ha. Prácticamente la totalidad pertenece al cv. Valcatorce INTA. La producción se destina al consumo en fresco. La mayor parte se vende tanto en el mercado interno como en el externo, especialmente Europa y Brasil. Producción Mundial: El cultivo de cebolla presenta amplia distribución y la producción mundial presenta una tendencia creciente. Es más notable éste crecimiento en Estados Unidos, algunos países de Asia y Sudamérica. No ocurre lo mismo en Europa, donde la producción se mantiene constante. Del análisis de los datos resulta la existencia de diversos grados de tecnificación entre países. Por ejemplo, el rendimiento obtenido por ha. en Estados Unidos es superior al Argentino y en algunas regiones de Australia los rendimientos medios superan los 50.000kg x ha. Mercado externo El comercio internacional de cebolla ha registrado aumentos significativos durante los últimos años. Las importaciones han aumentado en un 16%, principalmente en Europa, Asia y Norteamérica. En Asia se destacan países como Malasia, Japón y Arabia Saudita y en Europa Inglaterra, Alemania y Francia Egipto, Estados Unidos, México, Chile, Argentina. India, Holanda, España, Polonia, Australia y Nueva Zelanda, son los principales países exportadores. De estos, los competidores de nuestro país, en el mercado externo son los ubicados en el hemisferio sur. Los principales destinos de las exportaciones argentinas son Brasil, Uruguay, Alemania, Holanda, Inglaterra y, en menor medida, Italia y Francia. Prácticamente toda la cebolla exportada corresponde al cv. valcatorce INTA. Los volúmenes exportados son difíciles de precisar, sobretodo los destinados a países limítrofes, dado que gran parte de los envíos no son registrados en la frontera. Según algunas estimaciones, las exportaciones llegarían a 50.000 t. Tomando un precio promedio de 0.15 U$/KG representarían en total alrededor de 7.500.000 dólares. Mercado común europeo En Europa el principal importador es Alemania, con 360.000 t anuales y una producción interna que solo alcanza al 12.5% de sus necesidades. Le siguen el Reino Unido con 200.000 t y luego Francia con 100.000 t. En 1.986 se activó la exportación de cebolla en nuestro país, realizándose envíos de poco volumen (alrededor de 10.000 bolsas) Desde el año 1.989, la actividad tuvo un incremento muy notable y en la actualidad se exporta más de 1.000.000 de bolsas de 25 kg. Los principales puertos de embarque de la cebolla destinada a mercados europeos son, San Antonio Oeste, Bahía Blanca y Buenos Aires. El período óptimo para ingresar con cebolla a Europa va de fín de Diciembre hasta principios de Abril. Posteriormente comienza a ingresar la producción del sur de España de cebolla tipo Babosa. Se logran precios entre 0.2 y 0.8 U$/Kg, pero oscilantes de acuerdo al año y la época del mismo. Los mejores se logran en el Reino Unido y Alemania. En general no hay diferencia entre los precios pagados por cebollas argentinas, chilenas, australianas, o neocelandesas en el mercado europeo. Debe destacarse que dichos precios son , en el período de exportación señalado, superiores a los de la cebolla holandesa (conservada en estructuras especiales), con la que las cebollas argentinas compiten en calidad. Es importante recalcar el aumento de la participación de cebollas de Australia y Nueva Zelanda en este mercado. Además, está aumentando la producción de los países del este europeo, como Polonia. La competencia es cada vez mayor y es necesaria una gran infraestructura a la hora de exportar. Debe tomarse en cuenta el grado de organización de los productores en países competidores, y la forma de presentación del producto. Existen posibilidades de aumentar la oferta, en cuanto al tipo de cebolla que se ofrece, pudiendo exportarse cebollas blancas y coloradas, que si bien se consumen en menor medida, alcanzan buenos precios. Mercado común estadounidense La producción de cebolla en los Estados Unidos, se encuentra ampliamente distribuida, siendo los estados más importantes: Oregón, Washington, Nueva York, Colorado, California, Idaho y Michigan para cebollas de días largos e intermedios; Texas y Nueva México para cebollas de días cortos. El principal destino de la producción es el mercado en fresco. Sin embargo cerca de un 25% va a la industrialización, sea como producto congelado, enlatado o deshidratado o para la producción de anillos de cebolla (onion rings). El consumo de cebolla ha aumentado en Estados Unidos, como consecuencia de la concientizasión de los consumidores acerca de las propiedades medicinales de la especie. Este concepto es muy importante en el mercado de alimentos en la actualidad. En relación al volumen de importaciones, Estados Unidos, al igual que la mayoría de los países activos en el comercio de este rubro, presenta grandes fluctuaciones. México es el principal exportador de cebolla a los Estados Unidos, a pesar de producir en la misma época. Luego se destacan Chile y Nueva Zelanda, alcanzando éste último los mejores precios. Si bien se ha exportado cebolla argentina, la actividad ha sido esporádica y de escaso volumen. Existen posibilidades de exportar cebollas dulces a Estados Unidos y Canadá. El problema es que Estados Unidos ofrece dificultades arancelarias y tiene acuerdos preferenciales con países de Centroamérica. A pesar de ello, Uruguay y Chile han realizado algunas operaciones. Mercado brasileño La producción brasileña de cebolla en la última década oscilo entre 639.182 t y 867.062 t y manifiesta tendencia creciente, los estados con mayor incremento, sea por aumento de superficie o productividad son Santa Catarina, Bahía y San Pablo. Se produce en todo el país pero la producción está concentrada en tres regiones: sur 50%, sudeste 33% y nordeste 15%. En la región sur, la cosecha se realiza entre los meses de septiembre y diciembre y la producción puede conservarse hasta el mes de mayo. La producción de la zona sudeste se localiza en su totalidad en el estado de San Pablo. Tienen tres épocas de cosecha: de septiembre a marzo, abril y julio a septiembre. Se cultivan variedades de días cortos, de escasa conservación y coloración de catáfilas claras. La producción del nordeste, está localizada en el valle de San Francisco, en los estados de Pernanbuco y Bahía y se destina al consumo en fresco en los meses de abril a diciembre, concentrándose en el período que va de junio a septiembre. A pesar de contar con oferta de producto todo el año, las características varietales y las inclemencias climáticas hacen que Brasil importe cebollas normalmente. De septiembre a febrero la producción excede la demanda. Desde allí hasta septiembre es el período más favorable para enviar cebollas argentinas al mercado brasileño. De acuerdo con los tratados del Mercosur, no deberían existir aranceles para la cebolla argentina que ingresa en Brasil. De afianzarse la integración económica, las posibilidades son excelentes, especialmente para la cebolla cuyana, ya que existe en la zona tradición exportadora a ese país, de productos como ajo y aceituna, por lo que los canales de comercialización son bien conocidos. Otros mercados Uruguay es un tradicional comprador de cebolla argentina. Se exportan a ese país alrededor de 1000 t anuales. Malasia, Arabia Saudita y Japón, son mercados potenciales, porque su producción resulta insuficiente para sus necesidades. Sin embargo debe tenerse presente la competencia de los exportadores de Oceanía, que dominan el mercado en razón de su cercanía. Perspectivas para la exportación de cebollas Si bien la demanda ha aumentado durante los últimos años, el comercio internacional se ve sujeto a grandes fluctuaciones, tanto por los volúmenes como por los precios percibidos. Para aumentar el precio o incentivar la demanda debería diferenciarse más el productos Es importante insistir en su importancia como producto alimenticio, o buscar variedades que generen nuevos hábitos de consumo. Brasil aparece como el mercado más atractivo para nuestra producción a pesar de ser inestable, tanto en el volumen que requiere como en los precios que se obtienen, más aún si avanza la integración en el Mercosur. El mercado europeo, a pesar de ser altamente competitivo, es una alternativa, especialmente para la zona productora del sur de Buenos Aires, por su cercanía a los puertos y su estructura de empaque. El mercado de Estados Unidos y Canadá, puede ser interesante en la medida que se logre exportar por puertos del Pacífico. Los mercados asiáticos si bien son ávidos de cebolla, están abastecidos por Australia y Nueva Zelanda, con quienes resulta difícil competir. Mercado interno El mercado interno está completamente abastecido por la producción nacional. Casi el 80% de la misma es consumida en fresco. Las plazas más importantes son Buenos Aires, Rosario y Córdoba. Entre febrero y agosto el mercado recibe cebolla tipo Valenciana, producida en el sur de Bs.As. y la región Cuyana. Entre septiembre y diciembre es abastecido por Valencianita, proveniente de Santiago del Estero y San Juan. En diciembre y enero ingresa al mercado la Torrentina producida en la región cuyana. Existe un comercio restringido de cebollas blancas y rojas, cuyas semillas se importan. La producción de cebolla para verdeo se produce en los cinturones hortícolas de las grandes ciudades, especialmente Buenos Aires y Rosario. El éxito dependerá de la incrementación de poder adquisitivo del consumidor. Limitantes de la producción Los problemas fitosanitarios, si bien son importantes en casos puntuales, pueden ser solucionados con el adecuado manejo del cultivo, la cosecha y las condiciones de almacenamiento y adoptando un buen sistema de rotación de cultivo. Entre los problemas más comunes se encuentran enfermedades como carbonilla, fusariosis, botrytis y raíz rosada; y plagas como los trips. Si bien ya se han obtenido cultivares adaptados a los requerimientos de las posibilidades de producción de las distintas zonas del país, actualmente es necesario lograr variedades que reúnan las características de calidad y conservación del c.v.Valcatorce INTA, pero con ciclo más corto, para abastecer el mercado europeo en enero y febrero. Por otra parte también es necesario un mejoramiento dirigido a aumentar el contenido de sólidos solubles en las variedades para deshidratado, a fin de incrementar el rendimiento industrial, y por ende la competitividad de la industria. Habría que contar con cebollas dulces, blancas y coloradas, para ampliar la oferta a los Estados Unidos. La mano de obra resulta escasa, y cada vez incide en mayor proporción en los costos del cultivo, especialmente durante la cosecha. Por ello, resulta imperioso incrementar la mecanización del cultivo. Conclusiones : Las perspectivas para el sector cebollero argentino son alentadoras. Sin embargo es necesario realizar un trabajo mancomunado entre productores , exportadores y organismos de investigación, para enfrentar con eficacia un mercado de cebollas que aparece como altamente competitivo, tanto en el plano externo como interno. Se debe procurar entre otras cosas, aumentar los rendimientos, disminuir los costos, diversificar la oferta de cebolla y conquistar nuevos mercados.
» http://www.agrobit.com.ar/Info_tecnica/Alternativos/horticultura/AL_000022ho.htm


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas

» pj


Tecnologia Rie.cl V2010