La rana criolla, caracteristicas, habitat alimentacion, reproduccion, desarrollo
la rana criolla, distribucion, habitat, reproduccion y crecimiento.....
La rana criolla (Leptodactylus ocellatus)




Por su aspecto elegante, su salto espectacular y su facilidad para huir, la rana no comparte los estigmas que popularmente se atribuyen a sus compañeros de orden, el sapo y el escuerzo, y no se la persigue en consecuencia ni por temor a su mirada, ni por su mordedura venenosa.

La rana tiene una distribución muy amplia en la Argentina, ya que puede encontrársela en la cuenca del Plata, la llanura pampeana y zonas de Córdoba, San Juan y Mendoza, llegando por el sur hasta el Neuquén y Río Negro.

También aparece en el este y sur de Brasil, el este de Paraguay y todo el Uruguay.


Habitat:

El hábitat de estos anfibios son las orillas de ríos arroyos y lagunas, de donde nunca se alejan demasiado manteniéndose siempre en sitios húmedos.

La rana criolla es un animal considerablemente sedentario, que al parecer reconoce territorios; se ha llegado a determinar la permanencia de algunos ejemplares en el mismo sitio hasta alrededor de un año y medio después de observados por vez primera.


Actividad:

La rana común es un animal preferentemente sedentario y no realiza grandes excursiones: sus saltos son más bien defensivos y pasa gran parte del tiempo en el borde o en las cercanías de algún cuerpo de agua, inmóvil y reduciendo al mínimo su gasto energético. Cuando se halla relativamente lejos del agua, siempre permanece, no obstante, en sitios húmedos.


Reproduccion y desarrollo:

En primavera y verano comienza la época de reproducción de estos animales; los machos se congregan en grandes cantidades y, en la orilla o dentro del agua, inician su canto para atraer a las hembras

A los tres o cuatro días de haber comenzado a cantar, el macho se une a una hembra abrazándola por el dorso en un abrazo denominado amplexus, presionando con sus espinas digitales sobre el abdomen de la hembra provoca la expulsión sucesiva de miles de óvulos, a los que riega con su esperma para fecundarlos.

Los óvulos se hallan cubiertos por una película gelatinosa que aumenta de tamaño en contacto con el agua. Esta masa gelatinosa o albuminoidea es aprovechada por la pareja para construir un nido flotante de espuma batiendo las patas.

A los dos o tres días de producido el apareamiento nacen las larvas o renacuajos, de unos seis o siete milímetros de largo y con grandes branquias externas que les permiten respirar el oxígeno disuelto en el agua. El nido, entretanto, se va disolviendo y las larvas se adhieren al principio a la vegetación acuática por medio de una ventosa. Un par de días después, ya de unos diez milímetros de largo los renacuajos adquieren pleno movimiento y comienzan a alimentarse con pequeñas algas, bajo atento cuidado de la madre que tiene lugar desde el nacimiento hasta la metamorfosis. Este cuidado es positivo, ya que disminuye la acción de los depredadores aéreos y acuáticos.

En un mes y medio estos renacuajos sufren una metamorfosis y llegan a ser ranitas de entre 12 y 27 milímetros, pasando en ese proceso de la vida acuática a la vida anfibia. Comienzan primero a aparecer las patas posteriores y un repliegue de piel va cubriendo las branquias, que se vuelven así interiores.

Luego aparecen los y miembros anteriores y comienzan a reabsorberse la cola, a la vez que las branquias son reemplazadas en su función por los pulmones. Desaparecida la cola, la rana ya se halla en condiciones de saltar.



Alimentacion:

En su dieta, que varía fundamentalmente de acuerdo con la abundancia y facilidad de obtención local y estacional de las distintas especies, intervienen tanto los vertebrados como los invertebrados.

Entre los primeros -orientándose por el canto de sus presas- captura pequeños anfibios que se congregan para cantar y reproducirse, pero no depreda, en cambio, a sus renacuajos; se alimenta también con pichones de aves y pequeños roedores.

Entre los invertebrados, su marcada voracidad puede, satisfacerse con un elenco amplísimo que incluye lombrices de tierra, caracoles, babosas, crustáceos acuáticos y terrestres, arañas, milpiés y una serie de insectos y sus larvas (escarabajos, avispas, mariposas, chinches de agua, grillos, hormigas, moscas, etc.), cumpliendo así una función reguladora de esas poblaciones. Como otras especies de anfibios, la rana criolla también traga la muda o pelecho al cambiar de piel.


Depredadores:

Sus principales depredadores naturales son la lechuza de las vizcacheras (Athene cunicularia), la cigüeña común (Ciconia maguari), la garza blanca (Egretta alba), las culebras y la tortuga de río (Hydromedusa tectifera).


Su futuro:

Voraz en su comportamiento alimentario y capaz de recurrir a una amplia dieta, la rana ocupa también su puesto en la cadena alimentaria y es presa de aves como la lechucita de las vizcacheras, la cigüeña y la garza blanca, así como de diversos reptiles, entre ellos varios ofidios y la tortuga de cuello de serpiente. Entre los mamíferos, puede mencionarse al zorrino.

El hombre explota la rana con dos objetivos: por un lado aprovecha su carne, rica en proteínas y prácticamente sin grasa, como alimento, por otro, la utiliza como animal de laboratorio, con fines de investigación.

Además de las capturas y la progresiva reducción de los hábitats naturales la contaminación de las aguas pueden poner en peligro a la especie.





» http://www.misiones.gov.ar/ecologia/Todo/Contenido/Especies%20Misioneras/ranacriolla.htm


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas

» Paula


Tecnologia Rie.cl V2010