Poemas de amor, conquista a la pareja de tus sueños y enamora al amor, poemas...
poemas de amor, poemas para alguien especial, poemas para enamorar......
POEMAS DE AMOR



Este amor
Este amor
complicado y sencillo
se metió en el bolsillo
de tu jumper azul.
Este amor
es el dueño del tiempo
que hace eterno el silencio
para amarnos tu y yo.
Este amor
no respeta fronteras
y agoniza la pena
cuando clava un puñal.
Este amor
se ha adueñado de todo
mi conciencia y mi modo
de perder la razón.
Este amor
que ocupó mi cabeza
y enlazó tu cintura
para hacer uno solo entre dos.
Este gran amor
enredado a tus piernas
arremete tu cuerpo sobre mi
y me da ganador.

* Colaboración de Cristian Díaz - Argentina



La mujer que amo
La mujer que amo es un pedazo de cielo en mis manos, es un rayito caliente de sol que abriga mi alma dormida... La mujer que amo es un minuto de paz en medio de la más sangrienta guerra, es la lluvia mojando el suelo reseco de un campo cultivado...

La mujer que amo es capaz de secar hasta la última de mis lágrimas con su sonrisa, y a la vez es capaz de provocarme el mayor de los llantos sólo con decirme que me ama en el momento que más lo necesito...

La mujer que amo es el ser que comprende más allá de la mirada, más allá de lo físico y lo elemental... ella sabe dibujar esperanzas, mañanas fascinantes, viajes estelares y encuentros sublimes con sólo cerrar sus ojos y dejarse llevar... y llevarme con ella...

Ella provoca que mi alma se eleve por los cielos y encuentre la suya en una nube esperando por mí, con su hermosa juventud y sus manos abiertas para recibir las mías...

Ella conoce mis temores, mis deseos, mis miedos... ella sabe cuando siento pena, dolor, angustia y cuando estoy feliz...

La mujer que amo me sacó del letargo, me mostró que en la Tierra hay ángeles sin alas que caminan a nuestro lado, que velan por nosotros de una manera especial... que aunque no podamos distinguirlos o verlos, ellos están siempre cuidando de nosotros...Ella es ese ser tan especial que puso Dios en mi camino...

La mujer que amo... es invisible a mis ojos todavía... pero es tan concreta en mi corazón que sin verla la veo, que sin tocarla la toco, que sin besarla la beso, que sin poder hacerle el amor la siento dentro de mí...

Yo sé que esta mujer a la que amo tanto es tan especial que un día tal vez la pierda, que sin haberme pertenecido nunca, se aleje de mi lado... pero estoy tan feliz de amarla que solo me importa darle gracias a Dios por haberme permitido encontrarla, conocerla, disfrutarla y sobre todo respetarla...

Amor, si tan solo pudiera abrirme el pecho y darte todo mi corazón... si tan solo pudieras ver que en él late furioso mi amor por ti... si tan sólo pudiera regalarte ese soñado amanecer, y despertar contigo envueltos en ese manto de ternura que brota de nuestras almas... sería la persona más feliz del universo...

Amor mío... seguiré soñando con ese día... seguiré pidiéndole a Dios por un momento a tu lado, por una caricia de tus manos, por un beso de tus labios...

Y si Dios no puede concederme ese deseo, seguiré deseándote en el silencio de mi alma, seguiré dibujando tu rostro en mi almohada... y encontraré la forma en que algún día de esta corta vida se unan tus ganas y las mías en un abrazo tan dulce, tan apretado que lo triste y lo temido habrán desaparecido para dar paso a la mayor felicidad de mi vida... ¡HABERTE ENCONTRADO EN CUERPO Y ALMA!...

Y así poder decirte que te amo... amor mío.

Dios te bendiga hoy y siempre



Luna
Soberana eterna de la noche,
que sube y sube y cae y cae,
hundiéndose en los sueños,
en las fantasías de cada uno,
cumpliendo tus deseos
en un mundo irracional.

Blancura sobre blancura,
en noche negra inmortal,
zafiro aguamarina
y perla ocasional.

Reflejo del rocío,
espejo del mar,
brillo del río,
motivo de amar.



Mil tonterías por amor
Comerme la sopa de letras con el diccionario en la mano, para no cometer ninguna errata, mientras busco tu nombre en el plato.

Buscar en tu espalda la fecha de caducidad escrita en el dorso, saboreando todos los gustos posibles mientras la beso.

Sazonar todas nuestras comidas con la sal de mis lágrimas, esas de felicidad que ruedan por mi cara con solo pensarte.

Abrazarme fuertemente a ti, por temor a dar un paso y caerme por el borde de este planeta de ilusión.

Estarme horas y horas mirándome en el espejo del mar, tratando de verte reflejado en las niñas de mis ojos.

Caminar por las calles hacia atrás, para intentar regresar siempre al mismo lugar, donde te vi la primera vez y volver a conocerte mil veces.

Hacerme pequeña, muy pequeña, para poder esconderme en el bolsillo de tu camisa y sentir tu corazón.

Meter a la noche en la lavadora y lavarla con agua muy caliente, hasta que encogiera al tamaño de tu cama.

Planchar tu ropa dibujando corazones, para llenarla de tanto amor, que te sirva de escudo ante cualquier pena.

Perfumar al viento con tu olor, para que me envuelva tu presencia siempre y en cualquier lugar.

Escribir en las nubes de tu cielo mi nombre, para que cuando mires hacia arriba me pienses.

Buscar ese trébol de cuatro hojas que esconden los duendes de mi bosque, para tu suerte y la mía.

Aprender todos los idiomas del mundo, para decirte, como el eco de las simas, te quiero, te quiero...

Todo esto y mil tonterías mas, porque esta enfermedad del amor, tiene unos síntomas incurables, sin mas antídoto conocido que inyecciones de pasión y ternura que hacen mas llevadera la convalecencia.



Sentada junto al mar
Allí estoy, sentada junto al mar mirando las olas pasar...
pensando en lo maravilloso que sería
si tu estuvieras conmigo...

Allí, los dos juntos en una isla desierta,
sin que nadie lo impida... en un mundo ideal
lleno de fantasías, de recuerdos y de alegrías...

Allí, los dos solos frente al mar, mirando el horizonte
donde el atardecer nos vería....
enamorados, ilusionados.

Allí, sentada junto al mar...
abrazados, apasionados,
con el mismo deseo y objetivo...

AMARNOS.

Porque el amor es así,
y consta de un solo objetivo...
AMARSE...

Pero no... no!!!...
me encuentro en mi casa,
en mi mas profundo pensamiento,
en donde mi imaginación,
vuela y vuela en un mundo de paz,
en donde estaría contigo,
amándonos hasta el final...



Once rosas rojas y un blanco clavel
Yo lo soñaba entonces, inmune a todo mal
hurgando un horizonte cubierto de regresos,
vestido con el traje febril de la esperanza y los ojos llenos de memoria.

En mi delirio inmenso, jamás imaginaba que podría ser el dueño y creador de cada uno de mis sueños.

Al verlo de mi lado, por siempre desprendido de toda promesa,
me convertía en la mujer más valiente y poderosa que yo nunca había conocido.

Yo sí guardé en el pecho el amor que nunca se olvida,
por mi Dios juro... qué lo adoré tanto...

En las tardes de lluvia se volvía como un niño a entrometerse entre mis brazos,
Desde la más tierna distancia que nunca quiso acortar.
En algunas noches... como caballero elegante, tomaba mi cintura y me llevaba a bailar.

Nunca amé tanto mi soledad, desde que él descubrió mis más preciados valores...

Jamás lo eché de menos con tanta alegría... desde que él dejó el sonido de su mirada en mi cuarto.

Su amor se distinguía como un blanco clavel de pureza,
entre el dolor que daban las espinas de tantas rosas rojas...
Su amor fue inocente como el primero y eterno como el último...
Su amor no se compara, no se cambia, ni se reniega
...solo se vive.
Once rosas rojas y un blanco clavel...
Y mi ilusión infinita de algún día coincidir con el.



A la distancia
Viajo en el corcel del pasado
y embisto tierras llenas de ti,
me siento en el momento el caballero más fuerte,
dispuesto a vencer mil ejércitos.

Emprendo camino, paso por el valle del silencio
y quebranto su estancia con un grito de angustia,
puesto que aún, no he hallado tu compañía,
subo a la montaña más alta, casi tocando el firmamento…

y entonces, entre unas nubes, la estrella que buscaba,
la que se parece a tu sonrisa,
en sus brazos de seguro, llegaré a ti.



Mis palabras
Mis palabras quisieron llegar a tu piel,
deslizarse por tus cabellos,
mojar suavemente tus ojos con lágrimas de un amor añejo.

Corrieron por tu espalda, subieron por tu cuello
y en tus labios se detuvieron para decirte que te necesitan
que es tu voz por la que viven.

Bajaron a tus manos y jugaron con tus dedos,
se enredaron en ellos suavemente
dudaron en seguir el camino,
esperaron que llegara la noche,
mientras tú dormías planearon todo con sigilo.

Después se colaron en tus sueños
y te susurraron al oído -te amo, te amo-

Así que no te extrañe que al despertar
te sientas con ganas de amarme,
con ganas de repetir lo que mis palabras te dijeron
no temas, es un síntoma tan normal...

A mi me pasa todos los días.



» http://www.tubreveespacio.com/poemas-de-amor.htm


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas

» Mario PG


Tecnologia Rie.cl V2010