Monopolio tipos de monopolio monopolio natural economia concepto de monopolio
Monopolio puro competencia monopolistica paises con monopolio...
MONOPOLIO

Concepto de monopolio

Situación de un sector del mercado económico en la que un único vendedor o productor oferta el
bien o servicio que la demanda requiere para cubrir sus necesidades en dicho sector. Para que
un monopolio sea eficaz no tiene que existir ningún tipo de producto sustituto o alternativo para
el bien o servicio que oferta el monopolista, y no debe existir la más mínima amenaza de
entrada de otro competidor en ese mercado. Esto permite al monopolista el control de los
precios.

Para ejercer un poder monopolista se tienen que dar una serie de condiciones:

1) Control de un recurso indispensable para obtener el producto

2) Disponer de una tecnología específica que permita a la empresa o compañía producir, a
precios razonables, toda la cantidad necesaria para abastecer el mercado; esta situación a veces
se denomina monopolio natural.

3) Disponer del derecho a desarrollar una patente sobre un producto o un proceso productivo

4) Disfrutar de una franquicia gubernativa que otorga a la empresa el derecho en exclusiva para
producir un bien o servicio en determinada área.

Cuando un mercado presenta una composición de monopolio, simplemente existe una única
firma que suple el bien o los bienes de una canasta específica de bienes.
En terminología de mercado se suele denominar monopolio bueno al que nace como
consecuencia de la voluntad mayoritaria de los consumidores que, en un verdadero proceso
democrático (de mercado) votan con sus compras y abstenciones de comprar a efectos de
decidir cual es el proveedor que deberá prevalecer por sobre sus competidores.
Esta decisión es irreprochable desde el punto de vista democrático porque nace de la voluntad
de la mayoría de los consumidores que, sin injerencia gubernamental, así han decidido asignar
sus escasos recursos a quienes ellos consideran que mejor los satisfacen. La decisión en última
instancia corresponde al consumidor, verdadero soberano del proceso de mercado.
Los economistas han desarrollado complejas teorías para explicar el comportamiento de la
empresa monopolista y las diferencias de ésta con una empresa que opera en un marco
competitivo.
Una empresa monopolista, como cualquier otro negocio, tiene que enfrentarse a dos fuerzas
determinantes:
1) Un conjunto de condiciones de demanda del bien o servicio que produce

2) Un conjunto de condiciones de coste que determinan cuánto tiene que pagar por los recursos
que necesita para producir y por el trabajo requerido por su producción.

Toda empresa o compañía debe ajustar su producción para maximizar sus beneficios, es decir,
que pueda maximizar la diferencia entre lo que ingresa por sus ventas y los costes que ha de
cubrir para producir la cantidad de bienes vendidos. El nivel de producción que maximiza los
beneficios viene dado por aquella cantidad que permite poner el máximo precio posible.
Las consideraciones efectuadas al caso del monopolio son aplicables a todos los llamados
duopolios, oligopolios, carteles y trust. No hay técnicamente ninguna diferencia entre los
monopolistas ya sea que se trate de uno o de muchos.

Tipos de Monopolio

Podemos distinguir entre monopolios naturales, trusts, cárteles y fusiones entre empresas, entre
otros.

Monopolio natural
El monopolio natural es creado por mandato del consumidor. El monopolio natural no puede controlar precios porque se enfrenta a cinco limites:
-La competencia potencial
-El factor competitivo permanente
-La elasticidad de la demanda
-Los sustitutos
-La ley de rendimientos decrecientes

El monopolio natural (siempre privado) subsiste, dentro de la competencia, gracias al voto del
consumidor emitido en proceso de mercado, conforme lo explica la teoría de la imputación. Este
mandato es esencialmente revocable por parte del consumidor, que disconforme con su
proveedor habitual, tiene la libertad de volcarse a un productor alternativo.

Monopolio Puro

El monopolio puro —una única empresa en una industria— no suele darse en la economía real,
excepto cuando se trata de una actividad desempeñada mediante una concesión pública. En
estas industrias se suelen producir bienes y servicios vitales para el bienestar público, como el
suministro de agua, electricidad, transportes y comunicaciones. Aunque parece que estos
monopolios son la mejor forma de proporcionar estos servicios a la sociedad, sigue siendo
necesario regularlos cuando están en manos privadas; de lo contrario, tendrán que depender de
una empresa pública.

La competencia monopolística


En este tipo de competencia, existe una cantidad significativa de productores actuando en el mercado sin que exista un control dominante por parte de ninguno de estos en particular.

La cuestión clave en este caso es que se presenta una diferenciación del producto; es decir, un producto en particular, dependiendo del productor, puede tener variaciones que le permitan ser, en algún aspecto, diferente a los demás productos similares hechos por otras empresas. La competencia, entonces, no se dará por precios sino, por ejemplo, por la calidad del producto, el servicio durante la venta o posventa, la ubicación y el acceso al producto, la publicidad y el empaque, etc.

Otra característica para destacar de la competencia monopolística es la de la fácil entrada y salida a la industria por parte de los productores. Un gran número de productores de un bien determinado permite que las empresas no necesiten grandes cantidades de dinero, ni un gran tamaño, para competir; los costos, sin embargo, se pueden incrementar por la necesidad de buscar diferenciarse de los demás competidores.

Un ejemplo de este tipo de competencia puede ser el mercado de ropa para mujeres. Los productores, aunque se dedican a producir ropa para mujeres, no hacen vestidos iguales a los de los otros, pues los productos de uno u otro son diferentes por calidad, diseño, servicio en la venta, etc., haciendo que cada producto sea diferente de otro sin por ello dejar de ser ropa para mujeres.

Actualmente, en muchos países existen leyes antimonopolios. Los monopolios, por el gran control que tienen las empresas o las personas productoras, se pueden prestar para que éstas cometan grandes abusos en contra de los consumidores; igualmente, los monopolios traen grandes problemas para el avance tecnológico de los países, puesto que, al tener pleno control en el mercado, no tienen ningún incentivo para mejorar su forma de producción e incorporar tecnología, que es lo que se obtiene a través de la competencia | [2] . Con este tipo de leyes, los gobiernos buscan incentivar la competencia y, así, lograr que el consumidor pueda tener acceso a más y mejores productos a precios más razonables.



» http://www.lablaa.org/ayudadetareas/economia/econo9.htm


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas

» Juan perez


Tecnologia Rie.cl V2010