Bonsai, el arte de cultivar arboles pequeños, como se hacen, cuidados y consejos
bonsai, vonsai, arboles pequeños, cultivo de bonsai, cuidados consejos...
Bonsai, el arte de cultivar arboles pequeños


Bonsái es un vocablo japonés de origen chino (Pen sai), que significa literalmente árbol en bandeja. Es una forma de cultivo milenaria que los monjes budistas propagaron por todo Asia y que prendió con especial fuerza en Japón.

En Europa empezó a desarrollarse en este siglo, a principios de los años 70, aunque su carácter místico y filosófico se ha ido diluyendo, el auténtico Bonsái sigue considerándose una obra de arte.

De interior o exterior:

Hasta hace unos años el bonsái de interior no existía, se trata de un invento reciente surgido para satisfacer a una demanda concreta.

Así se ha empezado a cultivar como Bonsái algunas especies tropicales como ficus, araucarias o cycas que se pueden tener dentro de la casa, al menos durante los meses de invierno. Si se le quiere ofrecer un lugar preferente, debe estar siempre alejado de la calefacción o de cualquier fuente directa de calor.


EL prebonsai

Se llama prebonsai a los árboles jóvenes cultivados en macetas pequeñas que, con el tiempo y los cuidados necesarios, pueden convertirse en verdaderos bonsáis. Para un principiante representan la forma más fácil y económica de iniciarse en este cultivo.

Obtener un bonsái por medio de semillas es un proceso largo y complicado que se recomienda sólo a quien tenga ya una cierta experiencia. Otra posibilidad es comprar un árbol pequeño en el vivero y empezar a tratarlo como bonsái. Lógicamente no sirve cualquier planta, debe ser una especie leñosa capaz de desarrollar un tronco sólido y adquirir formas variadas.


Especies para empezar:

Pinos, arces, manzanos, abedules y espinos son árboles resistentes que aguantarán los errores lógicos de un principiante. Pero también puede atreverse con abetos, acebos, alisos avellanos, cerezos, enebros o bojes.


Estilos:

Existen 5 estilos básicos, inspirados en las formas que crea la propia naturaleza: Vertical formal (Chokkan), como los árboles que crecen en valles y llanuras. Vertical informal (Moyogi), representa a los que crecen sobre un terreno accidentado, es el más fácil de conseguir por lo tanto el más popular. El estilo inclinado (Shakan), recuerda a los árboles que crecen en las laderas y acantilados sometidos a la acción del viento. Y por último, los estilos cascada (Kengai), y semicascada (Han–Kengai). Inspirados en formas adquiridas en precipicios y desfiladeros, se caracterizan por crecer hacia abajo. Todos ellos tienen en la práctica, múltiples variaciones.


Tipo de tierra:

La tierra que nutre al bonsái es muy escasa y sin embargo, debe proporcionarle alimento sino también estabilidad. Aunque en el mercado existen mezclas especiales para bonsái, muchos aficionados prefieren preparar su propia mezcla.

Una fórmula básica adecuada para la mayoría de las especies debe contener: una tercera parte de arena, otra de tierra de jardín y una última de turba.


Cuidados y consejos:

El bonsái es un cultivo muy especial, al que es preciso ir modelando poco a poco. Aparte del riego y rociado de las hojas, que se debe realizar con mucha regularidad, exige otras labores más esporádicas, como trasplante, abona, recorte de raíces, alambrado de ramas, etc.

Estas tareas las puede realizar uno mismo con la ayuda de un buen manual y herramientas adecuadas, o se pueden encargar a un profesional.

En las vacaciones se aconseja dejarlo en buenas manos puesto que por su propia naturaleza, y por la escasez de tierra que admiten las bandejas, los bonsái no se pueden abandonar más de 6 u 8 días.





» http://www.yosoytucuman.com.ar/educacionycultura/bonsai/bonsai.htm


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas

» kamila PG


Tecnologia Rie.cl V2010