La Pesca en Áreas Protegidas Refugios Naturales Bonaerenses
Que son las áreas protegidas o servicios ecológicos...
La Pesca en Áreas Protegidas

Refugios Naturales Bonaerenses

Por Lic. M. Cristina Rentero y Lic. Nelly I. Toresani

A raíz de la extracción incontrolada de recursos, la civilización se ha alejado progresivamente del equilibrio que reinaba originalmente en los ecosistemas que el hombre habitaba. El objeto de este proceso puede adjudicarse a la explotación de ciertas riquezas o simplemente a la "limpieza de un terreno" para dar lugar a un emprendimiento agrícola, ganadero, pesquero, forestal, industrial o urbanístico. El costo muy alto: muchas especies se extinguieron y otras corren el mismo peligro. Felizmente, la toma de conciencia de la humanidad en relación a la precaria estabilidad de la Tierra se ha afianzado. Hoy la implementación de áreas protegidas es una de las medidas tendientes a salvaguardar la vida en nuestro planeta.

¿Que son las áreas protegidas?
Se trata de superficies de tierra y/o agua en condiciones más o menos prístinas, representativas de una región biogeográfica. Estas se encuentran bajo protección, administradas por un ente privado o estatal, con criterios conservacionistas. Su función principal es preservar el capital genético. A la vez, prestan "servicios ecológicos", tales como la protección de cuencas, la reserva de agua potable, la prevención de la erosión, la producción de oxígeno y la regulación climática.

En la provincia de Buenos Aires estas extensiones territoriales son administradas por la Dirección Provincial de Recursos Naturales del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación en cumplimiento de la Ley 10.907 de Reservas y Parques Naturales. El órgano específico de gestión, el Departamento de Areas Protegidas y Difusión Conservacionista, tiene a su cargo 15 reservas y parques naturales, 4 refugios de vida silvestre y 4 monumentos naturales.


El Sistema de Areas Protegidas de la Provincia de Buenos Aires (S.A.N.P.B.A.) se organiza en función de las grandes regiones naturales que se diferencian dentro de la jurisdicción. Cada una de ellas es una unidad de conservación representativa de un ecosistema. Se trata de espacios donde el desarrollo de los procesos naturales puede subsistir en el tiempo y, de esta forma, mantener la biodiversidad. Una unidad debe incluir a todos los componentes de un hábitat. Esto significa que, contrariamente a la organización de la estructura administrativa del estado provincial que por razones de practicidad separa la fauna acuática y anfibia de la terrestre, la gestión de las áreas protegidas debe velar por todos los organismos incluidos en las mismas.

Actualmente se realizan talleres para elaboración de los correspondientes planes de manejo orientados al desarrollo sustentable de estas regiones. La implementación de normas de uso permitirá el desempeño de distintas actividades compatibles con los objetivos de conservación.


Unidades de conservación

Zona del Estuario Exterior Rioplatense
Bahía Samborombón
Comprende a las Reservas Naturales Integrales y de Objetivo Definido Bahía Samborombón y Rincón de Ajó y el Refugio de Vida Silvestre Complementario (Ley 12016/97). Esta unidad de conservación totaliza una superficie de 244.000 hectáreas, con más de 150 kilómetros de costa y fue declarada Sitio Ramsar por la Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional, en 1997.


Representa un ecosistema modelado por la acción de las mareas y por el agua salobre en la interfase de contacto del estuario platense con el mar. Las tierras que rodean la Bahía Samborombón con frecuencia se inundan por el flujo de las mareas, a través de una compleja red de riachos y zonas bajas que conforman un humedal. Esto ha imposibilitado el avance de la agricultura y la zona se ha convertido en refugio de la flora y la fauna de los pastizales pampeanos. Curiosamente, a sólo 300 kilómetros de la Capital Federal hallaron su morada especies originales de la zona, como el venado de las pampas, el ciervo más amenazado de América, hoy protegido como Monumento Natural Provincial.


De alta productividad biológica, estas reservas son asiento de concentraciones de aves acuáticas y migratorias, como patos, chorlos, playeros y gaviotas. Más de 100.000 ejemplares recalan anualmente en la bahía para alimentarse y descansar de sus extensos viajes.

Por otro lado, es zona de desove de peces marinos de valor comercial y deportivo. Es el caso de las lisas, las corvinas y los pejerreyes. En las playas de la bahía y las rías, ríos y canales que desembocan en ella se encuentran cangrejales rodeados por pastizales de espartillo, y, en lugares más altos, por praderitas herbáceas con bajos inundables y pequeños bosques de tala.


Este área, por su condición de refugio y debido a su cercanía con los centros urbanos, soporta presiones de origen antrópico que provocan problemas de conservación. Entre ellos podemos citar: el uso inadecuado de recursos forrajeros por mala utilización del fuego; la extracción de conchilla y la consecuente devastación de los talares; y el incremento del tránsito en la ruta 11, que motivó el aumento de cazadores y pescadores furtivos. También inciden en la región la pesca artesanal y la deportiva. Estas se concentran en la boca del Salado (que alberga un puerto comercial y deportivo), en la boca del canal de desagüe del mismo río (pesca deportiva), en la boca del Canal 15 (actividad comercial con lanchas y deportiva) y en los puertos de General Lavalle y San Clemente del Tuyú (donde desembarcan pesqueros artesanales que desarrollan su actividad en la bahía).

Con el fin de poner en funcionamiento esta reserva, la provincia ha destinado 2 guardaparques a la zona norte y 2 a la zona sur. Están provistos con un vehículo y sistemas de comunicación.


Zona Atlántica Este
Mar Chiquita
La unidad está conformada por la Reserva Natural Mar Chiquita y el Refugio de Vida Silvestre Complementario (Ley 12270/98). Fue declarada reserva M.A.B. por la UNESCO.


Se extiende sobre una superficie de 3.000 hectáreas de médanos vivos y fijos sobre la costa marina, donde pueden observarse todas las etapas de colonización y sucesión sobre dunas. Comprende, además, la albufera Mar Chiquita, estación de refugio y alimentación de especies migratorias de América del Norte y de la Patagonia.


Se calcula que anualmente llegan a la zona unos 3.000 pescadores deportivos. Se identifican dos tipos de visitantes: aquellos abocados a la “modalidad variada” que permanecen dos o tres días en el sector de camping e ingresan a la playa a pie; los que persiguen al tiburón y con este fin ingresan por la base CELPA de la Fuerza Aérea y recorren las playas con vehículos.


Todo aquel que acuda a la zona debe respetar un diseño de circulación. Hay un primer sector que resguarda la playa lindera a la boca de la albufera, en la que se concentran bandadas de rayadores y gaviotines, y otro donde sólo se transita a pie para obtener pesca variada. Este segundo cuenta con lugares específicos para el estacionamiento y una zona en la que se puede cruzar el médano y circular con vehículo 6 kilómetros por la playa.
En la reserva trabajan tres guardaparques. Existe un puesto de control y una vivienda en la zona central.

Arroyo Zabala
Situada en el límite entre los partidos de San Cayetano y Necochea, la Reserva Natural de Uso Múltiple Arroyo Zabala (Ley 12.743/01) comprende la zona medanosa a ambas márgenes de la desembocadura del arroyo Zabala, las playas, el área intermareal y las aguas marítimas hasta 2 kilómetros, con una superficie de 2.000 hectáreas. Entre los factores que inciden en el área podemos mencionar el tránsito vehicular por la playa de turistas dedicados a la pesca deportiva y las travesías en 4x4 y cuatriciclos a través de los médanos. Esto acarrea un consecuente impacto sobre la fauna, la compactación de las playas y médanos y la destrucción de la incipiente carpeta vegetal.
Esta reserva se encuentra en vía de implementación en cooperación con los citados municipios.

Zona Austral
Bahía Blanca
La Reserva Natural de Uso Múltiple Bahía Blanca, Bahía Falsa y Bahía Verde (Ley Nº 12101/98) presenta comunidades acuáticas de características estuariales y comunidades terrestres correspondientes a la Provincia Biogeográfica del Monte.
Ubicada frente a Bahía Blanca y Coronel Rosales, está conformada por un conjunto de islas planas, islotes y bancos y aguas que incluyen espartillos, cangrejales, estepas salobres de jume y sectores altos con vegetación típica de monte. Habitada por guanacos y cabras asilvestradas, es asiento de colonias de nidificación de aves acuáticas y apostaderos temporales de lobos marinos. Las aguas constituyen un sitio reproductivo de gran importancia para peces e invertebrados marinos.


Se sitúa en los municipios de Bahía Blanca, Coronel Rosales y Villarino, cuyas comunidades desarrollan actividades de turismo, pesca deportiva y artesanal y náutica en el ámbito de la reserva. Esta cuenta una bióloga que coordina la gestión y un guardaparque. Ambos trabajan en la elaboración del plan de manejo en cooperación con clubes de pesca y náutica, cámaras de pescadores, operadores turísticos, ONGs, autoridades municipales, provinciales, nacionales e instituciones científicas.

Bahía San Blas
La Reserva Natural de Uso Múltiple está ubicada sobre el litoral marítimo del Partido de Patagones. Incluye las islas, aguas y bancos ubicados en las Bahías San Blas, Anegada y Unión y un Refugio de Vida Silvestre Complementario (Ley Nº 12.788). Constituye un área costera de características estuariales con intensa acumulación de sedimentos. Con variable y escasa profundidad se disponen una serie de canales y bancos alternos que son descubiertos por la bajamar. El agua salobre se hace salada en la región sur y en la desembocadura de los canales hacia el este. Sus playas son arenosas, pedregosas y tiene zonas altas no inundables, con cangrejales y comunidades de espartillar, estepas herbácea y arbustiva y monte.

A su costa se acercan tanto orcas como ballenas francas, elefantes marinos y pingüinos. Existe una lobería permanente de lobo de un pelo en el Banco Culebra. Además, es centro de reunión de aves de pajonal como la perdiz colorada, copetonas y cuenta con especies exclusivas como el ñandú petiso, flamencos en las marismas y aves marinas como osteros, gaviotas, gaviotines.

Entre los emprendimientos costeros más destacados se encuentran las pesquerías artesanales de peces y bivalvos y, en forma incipiente, la maricultura. El ecoturismo es una de las actividades de mayor crecimiento en la región.


Comunidad Pesquera
Julio / 2003


» http://www.cedepesca.org.ar/cp9_la_pesca_en_areas_protegidas.htm


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas
Usuario Anónimo


Tecnologia Rie.cl V2010