Andrea del Boca y su enfermedad y su salud. entrevista, telenovelas
las criticas, el dolor, su noviazgo Jefrey Sachs, Andrea delBoca...
La voz de Andrea del Boca (33) se quiebra apenas comienza el reportaje. Hace un año y medio que no se enfrenta a un grabador. Por primera vez intenta ser sincera y contar, minuciosamente, la pesadilla en la que se vio involucrada desde que comenzaron los rumores de su enfermedad. Dejó la Argentina para estudiar cine en Manhattan en el School of Conrinuing Education de la Universidad de Nueva York, se alejó del medio televisivo y hasta pensó en abandonar sus 30 años de carrera profesional. Se refugió en sus afectos, en algunos amigos y su familia. Lloró sola, intentó elaborar como pudo el duelo de la separación con el financista norteamericano Jeffrey Sachs (45), luego de dos años de noviazgo, y se preocupó por redescubrirse una mujer vulnerable. Enfrentó el dolor, las criticas, las miradas de compasión de quienes la creían desahuciada y, por momentos, la soledad.
"Todo fue muy doloroso, demasiado cruel", dirá en el transcurso de la charla, mientras pide una botella de agua mineral sin gas, baja la mira y abre su corazón. Con serenidad, revisa su vida sin prejuicios, habla del amor, de sus recuerdos, de la pasión y la entrega que depositó en sus parejas y de lo mucho que aprendió en este último año de su vida, en el que se vio obligada a reacomodar su escala de valores. "Siempre me puse en cuarto o quinto lugar. Primero estaban mi carrera, mi trabajo, mi familia, mis amigos y por último yo. Tuve que cambiar. Necesitaba reencontrarme finalmente con Andy."
Andy es ella, Andrea Así la llaman sus padres, su hermana Anabella, y quienes la quieren, lejos de su rol de estrella mundial de las telenovelas. Andy es celosa de los seres que ama, divertida, habla con rapidez, se ríe descaradamente y ama sin pudores. Diferente a la que uno reconoce en la pantalla chica. Andy es sensible, simple, le gusta conservar fotos que inmortalizan gestos de felicidad y reza todas las noches a Ceferino Namuncurá (su santo protector, cuya imagen lleva consigo cada vez que viaja). Andy es visceral, impulsiva, detallista, exigente con sus compromisos y puntual. obsesivamente puntual. Andy no se maquilla, tampoco usa tacos altos, le gusta jugar y dormir con Lucky y Bambola, sus pequeños perros yorkshires. Eso sí, en algo se parece Andrea del Boca con esta Andy: en que las dos se juegan y se entregan, a riesgo de equivocarse.
-¿Cómo está su salud, Andrea? De usted se dijo de todo, incluso que sufría una enfermedad terminal.
- Sí, sé todo lo que se dijo y escucharlo me da escalofríos. Pero no es cierto que esté enferma. No tengo absolutamente nada. Es imposible manejar lo que dicen los demás, mucho menos cuando yo no estaba anímica y afectivamente contenida. Después de mi separación con Jeffrey Sachs sólo pensé en recuperarme a nivel personal. Necesitaba reencontrarme conmigo misma.
- Pero usted estuvo internada, ¿verdad?
- No, me fui a hacer unos chequeos como cada vez que comienzo y termino una telenovela. Yo misma soy mi empresa de trabajo y mi cuerpo es mi única arma. Por eso cuando terminé Mía, sólo mía, sentí que terminaba, de alguna manera, mi terapia.
- Y se quedó sola. ¿Cómo influyó en su salud la finalización de su telenovela y la ruptura sentimental?
- En dolores de cabeza. Me hice todo tipo de análisis y los resultados fueron buenos. El tema es que existían situaciones emocionales y afectivas que tenía que resolver. Evidentemente, por algo me dolía la cabeza.
-¿No cree que en vez de recurrir a los servicios de una clínica por sus dolor de cabeza debió recurrir a los servicios de un psicólogo?
- En realidad lo que a mime partió la cabeza fue el no saber que mi relación con Jeffrey era tan fuerte. Al punto de decir "por vos puedo abandonar mi carrera". Una vez que nos separamos entendí que era más importante para mí de lo que yo creía. Siempre pensé que mi carrera era lo prioritario. Con Jeffrey comprendí que no, que él podía estar en un primer lugar.
-¿Lo dice en serio?. ¿Hubiera abandonado sus 30 años de profesión por el amor de Jeffrey?
- Sí. Y él lo sabe, se lo dije
-¿Y por qué llora, Andrea ?
- Porque para mi había encontrado el hombre ideal, al hombre que realmente amaba. Cuando entendí que no podía salvar la pareja, me dije: "Bueno, ahora tengo que aceptar que esta relación era más fuerte de lo que yo creía, aceptar la realidad y reencontrarrne conmigo misma". Al principio no lo podía creer, pensaba que sólo se trataba de una pelea de novios, porque no había un motivo concreto. sólo era: "Se termino porque no puedo más". .Lo dijo él, y fue un renunciamiento.
-¿Por qué cree que su ex pareja tomó esa determinación?
- Creo que le dio miedo que yo me comprometiera con la relación. Yo soy mucho más impulsiva, no sentí temor al decir "dejo todo por vos", quizás el miedo vino después. Yo no soy una persona de renunciamientos, me juego. Soy una mujer de corazón, no razono tanto. Quizás no éramos tan compatibles.
-¿ Se hubiera ido a vivir con él, lejos de su familia?
Sí, y él lo sabía. Lo que más me duele es cuando una pareja se termina aún amándose. Este fue nuestro caso.
- Concretamente, ¿qué cree que le atemorizó a Jeffrey?
- El peso mismo de la relación, el compromiso que significaba nuestro noviazgo para él. Creo que no lo pudo manejar. Jeffrey es una persona cerebral. Quizás, cuando sintió que su corazón estaba manejando
su cabeza, le dio pánico Esto es lo que más me duele.
- Ahora usted vuelve a Nueva York, quizás vuelva a encontrarse con él. Si volviera a plantearle la posibilidad de estar juntos nuevamente, ¿usted aceptaría?.
- No, ya no. Para mí Jefrrey fue, es y seguirá siendo una persona muy importante en mi vida. Pero creo que no sería un buen momento para volver con él porque le haría pagar todo el sufrimiento que me hizo pasar a mí. Reconozco que siempre estuvo a mi lado, en todo momento, inclusive cuando se hablaba de mi enfermedad, pero ambos sabíamos que no podíamos volver a estar juntos. Fue como una muerte de a poquito. Hoy por hoy, ya no más. Me duele, pero se terminó. Hoy prefiero no verlo
- Habla como si su separación la hubiera desangrado.
- Si... Lo único que me pone feliz de todo esto es poder decir que amé y me amaron profundamente. Me duele en la misma cantidad que amé y me amaron. Hay gente que pasa por la vida y nunca sintió amor. Viví esta relación con Jeffrey como un sueño. Al principio no quería enamorare, pero él sabe de estrategias. Supo cómo conquistar mi amor. Fue muy fuerte, Jeffrey es una buena persona. No puedo odiarlo. Pasar del gran amor a quererlo como hombre y no verlo como pareja posible, es muy doloroso. Al principio quise odiarlo, sacaba todas las fotos en que estábamos juntos, no quería ver nada de él. Hoy puedo ver esas mismas fotografías y recordar cada situación con una sonrisa, sin quebrarme. Estoy aprendiendo a vivir este momento.
-¿Qué es lo que más extraña de él: una caricia, un beso apasionado. Un atardecer, hacer el amor?
- Todo, con él era todo. Jeffrey fue una persona que me conmovió. Un hombre galante, dulce, súper caballero. También muy apasionado.
- Sexualmente, ¿Jeffrey la reafirmó como mujer?
- Me da timidez... pero sí. De corazón éramos iguales.
-¿Qué fue más doloroso para usted: la pérdida de Jeffrey o los comentarios que hablaban de su enfermedad?
- Lo que me dolió, lo que me ofendió, lo que me hiñó mucho fue que no me dejaran en paz cuando yo necesitaba elaborar mi duelo. Si salía a desmentir públicamente los rumores de mi enfermedad sabía que me iba a quebrar porque me sentía muy dolorida por la pérdida de mi pareja y los medios lo iban a creer que yo lloraba por mi salud.
-¿De qué manera se puede vivir soportando el dolor por un amor perdido que aparecía idílico, junto a la mirada de compasión de la gente por la supuesta enfermedad que tenía?
- Es muy doloroso. Por primera vez sentí lo que es la discriminación. Fue como que yo tenía que actuar en mi vida para demostrar que estaba bien y actuar no me ayudaba. Sentí que la gente me miraba como si realmente me estuviera por morir. Mi familia sufrió mucho, no sólo por mi separación con Jeffrey sino por todo lo que se decía de mí. Lloré como nunca, no sé cuánto. Necesitaba hacer, de lo contrario sabía que me iba a sentir peor. Que el dolor se iba a instalar en mi cuerno. Por eso también decidí empezar una nueva vida, una vez que finalicé la telenovela, y me fui a estudiar a Nueva York. Allí mi mejor terapeuta fue el chocolate. Si además de kilos lo que estaba viviendo tenía que ponerme a dieta...Lo que más consumía eran los chocolates y los pañuelitos descartables.
- Entonces, su exceso de peso no pasaba porque estuviera tomando medicación oncológica, como aseguraron algunos medios, sino por las barras de chocolate.
- Exactamente. Fue muy cruel utilizare como protagonista de una historia truculenta y macabra.. Realmente no lo podía entender.
- En algún momento, porque insistían en su enfermedad y su familia lloraba, ¿no pensó que los médicos le habían ocultado información y que quizás estaba realmente enferma?
- Ojo, podría haber pasado. Porque en realidad estaba muy vulnerable. Nunca llegué a estar depresiva pero sí muy angustiada. Sentía que tenía que tocar fondo para volver a salir. Pero el fondo no llegaba nunca. Fue muy cruel. Con todos estos comentarios no se me respetó a mi ni a la gente. Me sentí discriminada, atacada y perseguida. Lamentablemente, cuando te sentís corno yo me sentía, pensás que la gente no te quiere. Después entendí que la preocupación de la gente en la calle era precisamente por lo contrario, porque me quería.
-¿Se sintió muy sola en los momentos de mayor angustia?
- Creo que quería estar sola, tratar de encerrarme para curarme las heridas. Y además, me sentía incapacitada para sentir el afecto de la gente. Al tiempo, cuando comprendí la preocupación de la gente por cómo estaba, por temor a que estuviera enferma, me emocionó muchísimo.
- En este último período, ¿cuántos kilos engordó?
- No engordé mucho, sucede que me agarró un ataque por la gimnasia y empecé a ganar músculos que no tenía.
- Aumentó su busto. ¿Cuántos talles?
- No sé, no me medí. Quizás sea falta de masajes... (trata de recuperar el humor). Yo creo que cuando
me enamoro adelgazo bastante. Porque no como y por los nervios se me cierra el estómago. En cambio, cuando me desenamoro, se me abre el apetito. Yo generalmente soy muy cuidadosa de la alimentación, hago dietas cuando trabajo. He llegado a pesar 42 kilos trabajando. Nunca estuve anoréxica, pero llegar a ese peso es malo para mi salud. Mi peso mínimo es 50 kilos.
- Hoy, ¿cómo enfrenta a esta la nueva imagen. Se gusta, se critica?
- Hoy como actriz, no tengo que exponerme una cámara y entonces no vivo mal mi imagen. En ese momento, si tenía ganas de comer algo y me daba alegría. Lo hacía, estaba de vacaciones.
-¿Cómo se maneja con la alimentación ahora?
- Hoy me quiero mucho más, me miro a mí misma, no me castigo. Me cuido en las comidas. No estoy enfurecida por adelgazar desesperadamente.
- Cuando sintió que se le acabó el amor, que la gente la discriminaba y sentía que no la querían, ¿no pensó en terminar con su vida?
No. Yo estaba mal, con todo hecho trizas en el suelo pero intenté por todos los medios de rearraar mi escala de valores. De volver a quererme, de quererme en primer lugar y no en quinto puesto, como siempre lo hice. No fue nada fácil.
- Insisto, ¿por qué se negó a una ayuda terapéutica?
- Porque soy muy cabezona y quizás no sentía en ese momento que podía abrirme con nadie.
-¿No cree que también existe en usted una cuota de soberbia al pretender poder con todo?
Quizás tenga razón, quizás en ese momento busqué ser egoísta. Siempre fui muy permisiva, pero en ese instante, tenía que ser egoísta y cuidarme porque era lo único que podía hacer. Intenté no cuestionarme si engordaba, no cuestionarme nada y buscar definitivamente a Andy, a mí misma. Me sentí culpable del final de mi pareja pero entendí también que no hay culpables. Me cuestionaba todo, hasta por que había dejado de apasionarme por mi carrera... Pensé en abandonar todo. Me acuerdo que mi hermana Anabella me mandó una tarjeta que decía "Aunque no lo veamos, el sol siempre está". Durante mucho tiempo yo no lloré, y fue muy malo, quizás porque lloró demasiado en las novelas.
Era como que pretendía no ver las cosas. Y de pronto descubrí que a mi alrededor había mucha gente que me quería, simplemente porque tenía muchas cosas para quererme, aunque no se pudieran dar en una pareja. Lo que más me ayudó fue saber que hay afecto de mi familia. Que ellos esten cerca, conmigo. Que mi familia es mi contención , mi ayuda permanente. No me dejaron sola.
-¿Cree sentirse preparada para que un hombre se acerque a su vida?
- Me encantaría de correr el riesgo de volverme a enamorar.
-¿Qué cosas aprendió y rescata de sus ex parejas: José Luis Rodríguez, Silvestre, Raúl de la Torre?
- La sinceridad, a todos los recuerdo con amor porque los tres fueron muy importantes en mi vida.
- José Luis fue el amor de su adolescencia. ¿Con él descubrió el sexo?
- Sí, descubrí el amor. Hoy lo veo como un hombre sincero, honesto.
-¿Es cierto que tiene ganas de escribir un libro erótico?
- Sí, no es tan erótico. Es un libro de autoayuda y tiene que ver con el amor, la pareja, la sensualidad, el sexo... y sí, también con lo erótico.
- Muchos no podrán asociar su imagen de la heroína de las telenovelas mundiales con los secretos del mundo erótico. ¿Usted se cree con autoridad para escribir sobre el erotismo?
- No, pero no es un libro autobiográfico. Es uno de mis proyectos. Lo escribo de a poco. Estoy escribiendo acerca de la entrega, del amor por sobre todo.
- Si tuviera que graficar el sentimiento de horror que la invadió en estos últimos meses ¿como lo haría?
- Con la imagen del desamparo, fue como la sensación de las madres que despiden a sus hijos cuando van a la guerra.
- ¿Sintió que estaba en el abismo?
- Sí, me sentí en el abismo. Pero no tuve miedo.
- Hoy ¿cómo mira a la gente?
- Con amor, con respeto. Reconozco que me quieren, que no me dejaron sola. Que se preocuparon por mí y me dieron una mano para salir del pozo del horror y el abismo.
» http://www.quovadis.com.ar/telenovelas/actores/andrea/andreanota6.html


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas
Usuario Anónimo


Tecnologia Rie.cl V2010