Historia de la Máquina de Vapor ,Cuando James Watt nació ya se vendían Máquinas
Watt no invento la Máquina de Vapor , inventó el Condensador Externo...
Historia de la Máquina de Vapor

Existen millares de "leyendas urbanas", pero una de las menos conocidas es la que le pudo provocar gigantescas pérdidas económicas al gigante de Redmond. Si esta fue cierta, Microsoft y sus abogados pudieron estar en serios problemas.

Cita esta "leyenda" que durante los últimos años del siglo XIX el director de la Oficina de Patentes de los Estados Unidos, envió una carta al Presidente proponiendo formalmente el cierre de dicha repartición pues (trataré de citar tal cual lo recuerdo) "Como responsable de dicha oficina, su principal deber era cuidar el erario del gobierno federal. Y por ello proponía cerrar una dependencia que ya no tenía sentido. Pues habiéndose creado la máquina de vapor la humanidad ya no tenía nada más por inventar".

Nota para los lectores impacientes: Queda claro que si no hay Oficina de Patentes... no hay patentes para nadie, incluso para Microsoft. Por ello nuestro título.

Adiós y hasta la próxima, aquí termina este artículo.

Ahora que los impacientes han saciado su sed de conocimiento "en pocas líneas", veamos los demás mortales que sorpresas nos esperan con un poco de investigación histórica sobre la máquina que provocó esa carta.

Más allá de lo cómico que puede parecernos hoy esa cita, recordemos primero algunos aspectos importantes en el contexto de 1870 (o cerca de ese año). James Watt había patentado la máquina de vapor hacía 100 años. Pero existen ciertas "similitudes" entre las patentes de "Watt" en el 1700 y las de "Gates" del 2004. Gracias a que la oficina no fue cerrada.

James Watt - (1736-1819) Nació en Greenock, Escocia en 1736, hijo de un contratista y armador; se inicia en matemáticas a los 14 años, sin mostrar cualidades extraordinarias, pero adquirió gran habilidad en el taller mecánico de su padre. La importancia de su invento radica en que es una de las claves de la Revolución Industrial, al conseguir multiplicar el aporte de fuerza reduciendo el gasto de energía. Al reconocimiento intelectual le acompaña el éxito económico, pues, junto a su socio Boulton, se encargaron de la fabricación y distribución de sus máquinas y la comercialización de sus patentes. Falleció en Birmingham el 5 de agosto de 1819.

Esta es la "típica" biografía de cualquier gran inventor. Pero este chico Watt no fue solo eso.

Resulta que si nos ponemos a unir datos sueltos, Watt no invento la Máquina de Vapor. Inventó el "Condensador Externo", pues la máquina de vapor no era desconocida. Solo tomo "prestadas" partes y tecnologías de otras patentes e incorporó una nueva etapa que mejoró en gran forma el rendimiento. Veámoslo de otra manera: La Máquina de Vapor ya existía. Pero Watt modificó su diseño y cuadruplicó su rendimiento (Lo cual no es poco). Pero si pensamos que Watt inventó la Máquina de Vapor, estamos equivocados. Cuando Watt nació ya se vendían Máquinas de Vapor en Europa.

La primera cita que se conoce del uso del vapor, se remonta "solo" unos pocos miles de años a un señor conocido como Heron (el del tornillo, que vivía en el barrio de Alejandría). Resulta que este buen muchacho hizo un juguete que se basaba en una esfera y 2 propelas a "chorro" por donde salía el vapor... en fin, un pequeño motor a propulsión para entretener a ricos y famosos. La próxima referencia a la aplicación práctica del vapor aparece ya en plena Edad Media. Se dice que el matemático Gerbert de Reims (a quien conocimos como el Papa Silvestre II), habría inventado hacia el año 975 (faltan 761 años para que nazca Watt) un órgano en el que el aire de los tubos era comprimido por la fuerza del vapor. El primer instrumento de vapor del cual hay constancia histórica es el que describe una patente de 1663 (faltan 73 años para que nazca Watt), concedida al marqués de Worcester, aunque no se trataba de una verdadera máquina, sino más bien de una bomba de vapor que habría de servir para satisfacer la necesidad apremiante de un medio mecánico para desaguar las minas. Lo cual para las necesidades de la época es como la energía solar de hoy.

El paso siguiente en la conquista del vapor lo dio el notable inventor francés Denis Papin, quien hacia 1680 (faltan 56...) concibió su famosa marmita de presión diseñada para extraer cola de los huesos (¡que asco!). Así, Papin, fuera de su aporte científico, debe ser considerado también como el precursor de la olla a presión (y no le preguntemos a los carpinteros con que pegaban todo). Pero el ingenioso inventor no se quedó sólo en esto y en 1687 (¿adivinen para qué faltan 50 años?) diseñó una máquina de vapor que llevó a la práctica veinte años después. Estando en Cassel, Alemania, construyó una embarcación con rueda de paletas, movida por una máquina de este tipo, en la que intentó hacer un viaje desde aquella ciudad hasta Londres. Infortunadamente, su barca atrajo la envidia y la ira de los barqueros del río Cassel, los que, durante la noche del 25 de septiembre de 1707 (solo 29 años antes de...), hicieron que Papin fuera arrestado y contando con la zona "liberada", destruyeron su barco al mejor estilo "Capone". Lógicamente un barco a vapor con capacidad para 2 toneladas de carga no debería ser inventado hasta que Hoffa no organizara los sindicatos o Newcomen no se topara unos años después con las notas de Papin.

Este muchacho Newcomen no tuvo demasiados problemas para hacer una máquina de vapor. Las notas de Papin eran tan claras como "Tomad un cilindro que contenga agua y esté cerrado por un pistón. Calentado, el vapor levanta el pistón. Dejad que se enfríe y el vapor se vuelve a convertir en agua. Entonces, por efecto de la presión atmosférica, el pistón vuelve a bajar. Seguir alternando estas dos operaciones de calentar y dejar enfriar y el pistón se moverá indefectiblemente". Esto bajo el sugestivo título de "Un nuevo método para obtener a bajo precio fuerzas motrices considerables", no requería muchas luces por parte de Newcomen para saber que lograría

Mientras tanto, en Francia, por aquellos días se inventó un eficaz material de empaquetamiento para pistones. Y se ocuparon también de las bombas de vapor. El primero que alcanzó un éxito práctico fue Thomas Savery, quien, haciendo uso del mismo principio aplicado por el marqués de Worcester, obtuvo una patente en 1698 (en 37 años quedará embarazada la madre de Watt) y construyó posteriormente varios modelos de bombas las cuales se vendían a 50 libras esterlinas. Y por otros barrios, Sir Isaac Newton diseño en 1680 un automóvil a propulsión impulsado por vapor, el cual no se sabe si se construyó.

Pongamos las cosas un poco más claras. En esa época se vendían maquinas a vapor, pero aun no habían sido inventadas, se patentaban maquinas de vapor con otro nombre, se saboteaban barcos a vapor que tampoco habían sido inventados y se proyectaban automóviles a vapor cuando todavía no existían cabinas de peaje en las autopistas...

La primera máquina de vapor concebida como una fuente universal de fuerza motriz fue construida en 1705 (31-AW - "Antes de Watt") por Thomas Newcomen y su ayudante John Calley. Estos inventores aplicaron el principio de Savery de condensar el vapor en el cilindro para el golpe descendente del pistón. Pero su máquina vino a aportar además importantes innovaciones: un ingenioso sistema de válvulas para regular la introducción del vapor en el cilindro y la inyección de agua fría para condensarlo. Debido a que Newcomen no pudo patentar su máquina hasta 1716 (menos 20), los poseedores de la patente de Savery se aprovecharon de su invento durante cerca de diez años. Pero al fin Newcomen pudo formar una compañía para impulsar la adopción de su máquina por la industria, no tardando en alcanzar pleno éxito, ya que muchas de ellas fueron aplicadas al desagüe de las minas de carbón. Con el tiempo el invento atraería la atención del eminente ingeniero John Smeaton, quien le introduciría substanciales mejoras.

Y así llegamos a 1736... Aleluya. Watt ha nacido. Solo debemos esperar 33 años para que junto a su socio (Boulton) y a su ayudante (Murdock) y gracias a los aportes realizados por otros 2 científicos amigos (John Robison y Joseph Black)... patente algo que ya todos tienen: Una Maquina de Vapor.

Volvamos: Smeaton era un hombre de gran sentido práctico y que daba gran importancia a los detalles. Habiendo observado la máquina de Newcomen, le agradó, pero le pareció que podría mejorarla, por lo que emprendió una serie de cuidadosos experimentos con una máquina especialmente construida para él en Austhorpe en 1769 (mientras en Watt obtenía su patente). Sus observaciones precisas y sus acabados análisis matemáticos del funcionamiento condujeron a una substancial superación del rendimiento de la máquina de vapor, El mismo construyó en 1774 una máquina de 76,5 caballos de fuerza, la más poderosa lograda hasta ese momento (Watt patentó una maquina, ¿pero 5 años después la más poderosa seguía siendo de otro?). Pero, para entonces, la máquina de Newcomen que él había contribuido a desarrollar tenía sus días contados, pues habían hecho su aparición los diseños mejorados de Watt, que serían los que en definitiva se impondrían, pues desde el primer momento, la máquina de Watt, que era básicamente la misma pero tenía la novedosa característica de condensar el vapor fuera del cilindro, demostró una eficiencia considerablemente mayor que la de Newcomen.

Hasta aquí la cosa es clara. Un montón de gente invirtió mucho tiempo trabajando para perfeccionar una máquina. Luego vino un escocés, agregó una mejora y patentó todo el sistema. Es evidente que condensar el vapor fuera del cilindro sería el próximo paso. Pero si este paso era el lógico siguiente. ¿Es correcto que quien aporte solo un paso patente todo el sistema? ¿No habría sido mas ético patentar un "Sistema de Condensado Externo" y no una "Maquina de Vapor". Me parece que preferiría recordar a Watt por ser el padre del condensador externo y no de la maquina de vapor.

La historia de la Maquina de Vapor es uno de los muchos ejemplos que podemos tomar sobre las evidentes fallas en el sistema de patentes. No importa si 50 años antes de ser "oficialmente inventadas" estas máquinas ya se vendían. Oficialmente el inventor es Watt y por ello le debemos toda la revolución industrial.

Hagamos un ejercicio mental: Busquemos una respuesta lógica para encontrarnos en la vidriera de un local una máquina que aun no se inventó. Si la lógica nos dice que estamos equivocados, en realidad algo falla... Porque como podríamos comprar algo que "no se inventó".

Sigamos con nuestro ejercicio mental y ahora imaginemos estar en 1650, las industrias consumían cada vez más energía. Y la energía la proveían los viejos Galeses, Polacos y Franceses en forma de negras piedras: el carbón. La industria de la minería era clave en el desarrollo. Las potencias (Francia, Inglaterra, Holanda, España, etc.) requerían de carbón. Esta era una de las bases económicas. Ahora bien, si usted se aparece con un invento que sirve para desagotar las inundaciones en las minas. Usted es el "salvador" de alguna de esas economías. O sea: la máquina de vapor era material de alta tecnología, también llamado "clasificado" por algunos y necesariamente "desclasificable" por los otros.

La máquina de Newcomen era utilizada en la minas. Un modelo anterior de Savery instalado en Campdan House, Kensington, extraía agua de un pozo a un ritmo de 300 litros por minuto y desarrollaba una energía equivalente a un caballo de fuerza. Así que los nuevos modelos de hasta 70-HP debían ser como la versión turbo comprimida de un Corvette comparados con un Fiat 600.

Ahora, ¿Si usted gobernara alguna de esas potencias, liberaría esa tecnología a todos? Piense en que época estamos. Mire a su alrededor. Armadas enemigas y comerciantes "amigos" que dejarán de serlo en cuanto puedan. ¿Entregaría el 100% de una tecnología clave? Mejor no. No sea cosa que ello lo "deje afuera". Seamos claros. En esa época nadie le decía nada a nadie. Y menos de un invento que brinda ventajas tecnológicas.

¿Porque la unidad de potencia es el Watt? en lugar del Newcomen, el Savery el Heron o el Smeaton.

¿Comprende ahora porque Watt es importante? No solo porque es el que tiene su apellido escrito en todas las lamparitas y parlantes de todo el mundo. Es importante porque él fue quien "realmente invento la Máquina de Vapor en los papeles". Su invento tiene finalidades políticas más que industriales. Quien tenga la patente de la máquina de vapor. Tiene supremacía económica. El resto no importa. Los demás no cuentan. Son los que "quedaron en el camino". Solo cuentan los triunfadores.

Triunfadores Robert Fulton, el norteamericano al que todos recordamos porque en 1807 se dio el gusto de navegar casi 250 kilómetros por el río Hudson en un famoso barco llamado "Clermont". El primer barco de paletas a vapor del mundo.

Ejem... El primer barco a vapor del mundo que pudo zarpar sin ser quemado. Pero el que vale para la historia de los triunfadores.

Triunfadores como don Watt.

Y para eso sirven las patentes. Para que podamos llamar a las cosas por el apellido del más vivo o del que mayor poder político tiene.

Me queda solo una duda: ¿al terminar de leer este artículo, haré "Doble Click" para salir o "Doble Bill"?

Nota del Autor: tenía muchas ganas de escribir algo sobre el "patentamiento" del clic y el doble-click. Pero me pareció mas interesante recordar como se inventó la máquina de vapor. Al fin y al cabo, si tener la patente no significa ser el inventor. ¿Para que la queremos si no es para hacer daño a otros?

Hasta dentro de quince dias... y veremos que podemos inventar... y patenta


» http://www.solar.org.ar/article.php3?id_article=131


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas
Usuario Anónimo


Tecnologia Rie.cl V2010